jump to navigation

DRAGONES DE KOMODO 22 enero, 2008

Posted by J. G. R. in 4. Monografías.
trackback

 Una joya viviente del pasado reptiliano de nuestro planeta

aehjrbg711.jpg
 

Los dragones de Komodo, descubiertos hace menos de un siglo, forman parte de un ecosistema natural exactamente en Indonesia, el cual se está destruyendo por la acción del hombre y la pérdida de presas por la caza furtiva.

Científicos no han encontrado en su familia ninguna especie fósil de mayor tamaño. Perteneciente al género Varanus, los machos de mayor tamaño superan los tres metros sin dificultad.

Este extraordinario individuo parece provenir de tierras lejanas hace millones de años, en la época de los dinosaurios, debido a su historia y a sus características anatómicas. Su gran musculatura robusta, de hasta 150 kilos de peso, de piel oscura, su lengua amarilla , y sus pies con grandes uñas, lo convierten en todo un acontecimiento y en algo mágico si nos dedicáramos a observarlo durante un minuto.

Despertaron grandes leyendas que aún quedan vigentes, como la expulsión de fuego por la boca, historia que se debe al color de su lengua y al desagradable olor que emana de sus entrañas.

Estos “Cocodrilos de Tierra”, defienden un territorio de 2 kilómetros cuadrados, trepando por los árboles en etapas juveniles o patrullando o corriendo con facilidad y alcanzando bastante velocidad.

Maestro de la caza al acecho, gracias a la capacidad de ver presas desde 300 m de distancia,y a la interacción del órgano de Jacobson.

Lo más sorprendente es su manera de capturar a sus presas, las cuales reciben un mordisco en el que le transfiere gran número de bacterias que le produciría una infección letal en pocas horas, y las deja libres, para así luego sin esfuerzos de correr tras ella, la encuentran gracias al olfato ya preparada para comer.

En cuanto a la reproducción, alcanzan la madurez sexual entre los cinco y los siete años. El macho vencedor de la lucha consigue la hembra, que tras la fecundación, a las ocho meses deposita una puesta de huevos en una madriguera. A los ocho meses siguientes se produce la eclosión de los mismos, de los cuales emergen unos pequeños lagartos más oscuros que sus progenitores y con manchas rojas. Nada más nacer suben al árbol donde permanecen para no ser devorados por individuos de su misma especie. Bajan de los árboles una vez hayan alcanzado un determinado tamaño. Su longevidad llega a superar los cincuenta años.

Los dragones de Komodo, están amenazados, por la destrucción de sus bosques y sus sabanas, los asentamientos humanos en las pocas islas donde subsisten y la desaparición de sus presas debido a la caza furtiva desmesurada que se está llevando a cabo.  Debemos concienciarnos de la conservación activa de estas especies, que en estos momentos necesitan más que nunca nuestra ayuda para sobrevivir.

El gobierno indonesio creó reservas en dos de los principales reductos del reptil en la isla de Flores. Años más tarde se amplió la extensión de estas reservas. Y en 1991 fue reconocido Patrimonio de la Humanidad.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: